Compartir

Santiago Muñez, un joven migrante mexicano que vive en los EE.UU y que se gana la vida haciendo trabajos precarios.  Él representa a muchos talentos jóvenes que ven en la migración la puerta para alcanzar sus sueños.

Contando solo con el  apoyo de su abuela, el interés de un cazatalentos y el “no” de su severo padre, Santiago decide cruzar el Atlántico para estar en las filas del Newcastle United de la Premiere League inglesa.

Santiago que, hasta ese momento, llevaba la típica vida de un migrante que lucha contra las circunstancias de la vida. La única cosa que mantiene la llama de su corazón encendida es su amor por el fútbol y el sueño de ser un futbolista profesional a nivel internacional.

Siendo los EE.UU. un país donde la cultura futbolística cobra menos importancia debido al fútbol americano, se le presenta la oportunidad, que han tenido varios futbolistas hispanoamericanos: viajar a Europa y revolucionar los estadios. En el caso de Santiago, Reino Unido para vivir ese sueño durante un “mes de prueba” que le ha ofrecido el club inglés.

Prácticamente, Santiago que, ya anteriormente era migrante en Los Ángeles, se ve obligado a tener que revivir la experiencia de un migrante en Europa; la soledad, la dificultad para adaptarse a las costumbres y la sociedad del país, la presión del club, la nostalgia… No obstante, gracias a su perseverancia y determinación, ha podido alcanzar sus metas y ser reconocido como un jugador profesional.